NIDO

Sala NIDO 4-18 meses

 

El ambiente en la sala NIDO está preparado para favorecer el desarrollo y el movimiento libre de los bebés de una forma segura para ellos. Son espacios bellos, con colores suaves y luz natural.

Los bebés que acuden a esta sala van desde los cuatro meses hasta que el niño tiene bastante autonomía y seguridad en la marcha, momento en el cual inicia su transición hasta la sala de Comunidad Infantil.

Los ritmos en esta sala son diferentes a las demás, a estas edades cada alumno tiene sus tiempos. Los niños son tratados con afecto, cariño y respeto. Esto es habitual en las escuelas Montessori, en ellas las guías y asistentes hablan bajito y los ritmos son sin prisas. Se respira una ambiente de calma y paz ideal para la concentración y desarrollo de los bebés. Les p proporcionamos atención personalizada, por esa razón la ratio es menor que en otros centros infantiles autorizados.

Los ambientes están preparados con cuidado y los materiales están seleccionados en función de las necesidades de los más pequeños. Dentro de esta aula contamos con varias zonas:

 

  • Zona de movimiento: con mobiliario pensado y diseñado por la Doctora Emmi Pikler y utilizados junto con María Montessori para estimular la libertad de movimiento en bebés y niños. Además de diferentes módulos de densidades y formas diversas para ofrecerles más posibilidades de acción.
  • Zona de exploración: mobiliario a la altura de los pequeños donde tienen a su alcance el material elegido para ellos y que lo puedan manipular libremente.
  • Zona de descanso: con los colchones en el suelo, para que los pequeños, desde que comiencen a gatear puedan subir y bajar cuando lo necesiten y no dependan de un adulto para acostarse.
  • Zona de cuentos: donde pueden ver, tocar, y disfrutar de los diferentes cuentos de los que disponemos en el aula con diferentes colores, texturas, sonidos e imágenes reales.
  • Zona de aseo: distribuida y diseñada para cambiar a los niños y satisfacer de esta manera sus necesidades fisiológicas básicas, así pues aunque son muy jóvenes disponen de un baño para el control de esfínteres que está organizado a su altura para favorecer el comienzo de su autonomía.
  • Zona exterior directa: el aire libre es esencial para el desarrollo de todas las personas en general. La sala NIDO dispone de un patio con suelo acolchado para que los usuarios puedan jugar libremente sin peligro. Cuenta con un columpio, dos toboganes y diversos juegos. En verano disfrutan de una mini piscina.